RELATOS en tiempo real: INDEPENDICÉMONOS DE NUESTRA JEFA

Independizarme de la jefa

Empieza la revolución … Quiero compartir en tiempo real con vosotras la decisión que he tomado. Quiero “independizarme” de mi jefa, buscar un camino para estar más tranquila dentro de mi propio lugar de trabajo. Cada semana os iré contando cómo lo estoy viviendo.

CAPÍTULO 1

Empezó como un juego, leyendo al psicólogo Rafael Santandreu en “Las gafas de la felicidad”. Me quería independizar de mi jefa en el trabajo, quería cumplir mis funciones pero no cargar con lo que no era mío: preocupaciones, nervios, problemas personales de mi jefa que ella me traspasaba como si nada: pam!, me los “regalaba” para liberarse y me los encasquetaba.

Decidí que tenía que cambiar algo físico para empezar mi revolución personal. Me dije: “A partir de hoy me dejaré el pelo largo”. Al igual que los revolucionarios de la época que mostraban esta característica para diferenciarse, yo haría lo mismo. Tenía bien claro que a ella, a mi jefa, le gustaba el pelo corto porque inconscientemente le recordaba al recluta obediente y sometido, pero lo que no sabía es que eso estaba cambiando.

Quiero independizarme de mi jefa.Recuerdo los días en que ya se hacía evidente mi cambio de “look”. Me decía: “Tendrás que ir a cortarte el pelo porque está perdiendo la forma”. En el fondo, lo que quería comunicarme era: “Vuelve a ser como antes, que es como te tengo controlada”. Y yo no le contestaba.

Cuando salía los fines de semana, todo el mundo me decía que aquella nueva imagen me favorecía, que hacía más buena cara, y supongo que lo que me veían era mi felicidad interna, esa decisión me daba “alas” hacia la libertad. Estaba iniciando un nuevo rumbo hacia mi independencia.

Quizás no nos damos cuenta pero, al final, lo que dejamos ver por medio del físico es nuestro reflejo interno, tal como estamos. Mi estado de revolución no le gustaba nada a mi superior porque era una amenaza y, en cambio, a mi familia y amigos les parecía que estaba estupenda. Ellos estaban recibiendo señales de mi nuevo estado de liberación y del nuevo camino que se abría ante mí con la decisión que había tomado.

La próxima semana tendréis nuevas noticias!

Isabel Orriols

……………………………………………………..

INDEPENDITZEM-NOS DEL NOSTRE CAP/DE LA NOSTRA CAP

Capítol  1

Comença la revolució…Vull compartir a temps real aquesta decisió de fer-me autònoma dins el meu lloc laboral. Cada setmana us aniré explicant com ho vaig vivint.

Vaig començar-ho com un joc, tot llegint al psicòleg Rafael Santandreu a “Las gafas de la felicidad”. Em volia independitzar de la meva “Cap” de la feina. Fent metáfora,  volia que la meva “Cap” em retornes el meu ”cap”; volia treballar però no quedar-me amb el que no era meu: neguits, nervis, problemes personals de la meva “cap” que ella em  traspassava com sí res. Pam!, me’ls ”regalava” per alliberar-se i carrregar-me’ls a mi.

Vaig decidir que havia de canviar alguna cosa física per començar la meva revolució personal. Em vaig dir: “A partir d’avui em deixaré els cabells llargs”. Igual que els revolucionaris de l’època que mostraven aquesta característica física per diferenciar-se, jo faria el mateix. Tenia ben clar que a ella, a la meva “Cap”, li agradaven els cabells curts perquè inconscientment li recordaven al recluta obedient i sotmès, però el que no sabia es que això estava canviant.

Recordo els dies en què que ja es feia evident el meu canvi de “look”.  Em dèia: “Hauràs d’anar a tallar-te els cabells, que estan perdent la forma”. En el fons, el que volia comunicar-me era: ” Torna a ser com abans, que és com et tinc controlada”.  I jo lo li contestava.

Quan sortia els caps de setmana, tothom em dèia que aquella nova imatge m’afavoria, que feia més bona cara i suposo que el que em vèien era la meva felicitat interna. Aquella decisió em donava “ales” cap a la llibertat, estava iniciant un nou rumb cap a la meva indepèndencia.

Potser no ens adonem però, al final, el que deixem veure per mitjà del físic és el nostre reflex intern, tal com estem. El meu estat de revolució no li agradava gens a la meva “Cap”, perquè era una amenaça, i en canvi a la meva familia i amics els semblava que estava estupenda. Ells estaven rebent senyals del meu nou estat d’alliberament  i del camí que s’obria davant meu amb  la decisió que havia pres.

La setmana que ve tindreu noves notícies!