Relato en tiempo real: “Independicémonos de nuestra jefa” cap. 6

mujer-cabello-pelo-guerrera1

– Capítulo 6 –

Esta semana había decidido que iría a la peluquería a arreglarme el pelo, no para cortármelo corto, sino para darle “la nueva forma” que se estaba instalando dentro y fuera de “mi misma”. La longitud de mi cabellera había conseguido sacarme este “nuevo yo” que crecía volcánicamente, con ganas y pasión.

                                                                       Capítulo 1 – Capítulo 2 – Capítulo 3 – Capítulo 4 – Capítulo 5

Ciertamente me sentía como si estuviera en un juego. Era como ir pasando fases del objetivo que tenía en mente. La etapa de la revolución y de “quiero que el pelo crezca salvaje y descontrolado” estaba concluyendo; ahora ya sentía que mi “yo” interno había tomado posición diferenciada dentro de mi ámbito laboral.

Durante esa semana me había dado cuenta de que mi cambio de “look” también era una forma de hablarme a mí misma, una forma de poder salirme del papel que siempre hacía y mostrar una “cara” diferente a todos y  a mí.

Escuchaba el programa de radio “El Oficio de vivir”, hablaban del poder de la mente y me pareció muy acertado oírlo ahora en el estado que estaba viviendo. Empezaban la emisión con esta frase:

“El que domina a los demás es fuerte, el que se domina a sí mismo se poderoso”. Lao Tsé

Invitaron a Rafael Santandreu, el autor de “Las gafas de la felicidad”. Explicaba el grave problema que sufren muchas personas que se identifican y “se visten” de su profesión, es decir, personas que supeditan toda su valía personal y su felicidad a su valía profesional. Esta manera de entender la vida es muy arriesgado, ya que en el momento en que les falla ese espacio toda su persona cae en picado.

Me pareció interesante la idea, porque vi que me la podía aplicar a mí misma: sí vivía y entendía mi trabajo como un juego, como un estado que no determinaba mi valía interna, eso me hacía más libre. Tal como decía la frase de Lao Tsé, “me hacía más poderosa”.

Marta esa semana había asistido a unas Jornadas de Podología, observé que cuando volvía de los Congresos venía subida de tono, nos miraba como diciéndonos: aquí la que piensa soy yo!

Me resultó muy saludable tener conciencia de que el “subidón” de Marta no me sometía, a mí, a un “bajón”, pude hacer la separación de mi vestido profesional y mi valía como persona. Asimismo, me permitió gestionar su subida de Ego con frescura y simpatía. Os pongo un ejemplo:

Era jueves, casi las 8 de la tarde, la hora de plegar, y entró un cliente de última hora preguntando por el especialista para que le resolviera una duda, pues bien, yo sin cortarme un pelo, miré en la mi Jefe y le dije:

-Todo Por ti! Eres la persona idónea, ah! Por cierto! Esta noche hacen un programa de gestión de emociones titulado: “No necesito ser el Mejor, lo que necesito es ser Cumplido vitalmente”.

Me puse la chaqueta y me fui con un “Buenas noches” elegante y tranquilo.

Mi plan iba “viento en popa y en toda vela”, cuando más “Yo” era más feliz me sentía, más segura me volvía y más impregnado quedaba mi sello propio en cada tarea que realizaba.

Bueno, amigas y amigos! Este capítulo del termino con otra frase de nuestro amigo A, Einstein:

“La mente es igual que un paracaídas, solo funciona si se abre”

 

 

Lao Tse, el arte de la guerra, guerrero

Foto: widodo/CC 3.0

– Capítol 6 –

Aquella setmana havia decidit que aniria a la perruqueria a arreglar-me els cabells, no per tallar-me’ls curts, sinò per donar-los “la nova forma” que s’estava instal.lant a dins i fòra de “mi mateixa”  ;  la llargada de la meva cabellera havia aconseguit treure’m aquest “nou jo” , el qual creixia volcànicament, amb ganes i passió.

Certament em sentia com si estigués en un joc. Era com anar passant fases de l’objectiu que tenia en ment: l’etapa de la revolució i de “Vull que els cabells creixin salvatges i descontrolats!”estava concluint i ara ja sentia que el meu “jo” intern s’havia posicionat diferent dins el meu terreny de feina.

Durant aquella setmana m’havia fet conscient que el meu canvi de ”look” també era una manera de parlar-me a mi mateixa, una manera de poder ensortir-me del paper que sempre fèia i mostrar una “cara” diferent a tothom, i, també, sobretot , mostrar-me una cara diferent a mi mateixa.

Escoltava el programa de ràdio “L’Ofici de viure”, parlaven del Poder de la ment, em va semblar molt encertat sentir-lo ara ,en l’estat que estava vivint; iniciaven l’emisió amb aquesta frase:

“El que domina als atres és fort, el que es domina a sí mismo és poderós”. Lao Tsé.

Van convidar al Rafael Santandreu, l’autor de “Las gafas de la felicidad”. Explicava el greu problema que pateixen moltes persones que s’identifiquen i “es vesteixen” de la seva professió, és a dir, persones que sotmeten tota la seva vàlua personal i tota la seva felicitat  a la seva vàlua professional, la qual cosa és molt arriscada, ja que en el moment que els fallava aquest espai tota la seva persona  quèia en picat.

Em va semblar interessant la idea, perquè vaig veure que me la podia aplicar a mi mateixa. Si vivia i entenia el meu lloc laboral com un joc, com un estat que no em determinava en la meva vàlua interna,  això em fèia més lliure. Tal com déia la frase: em feia més poderosa.

La Marta aquella setmana havia assistit a unes Jornades de Podologia, Vaig observar que quan tornava dels congresos venia  pujada de tó, ens mirava com dient-nos: “aquí la que pensa sóc jo!”

Em va resultar molt saludable tenir consciència que el “subidón” de la Marta no em  sotmetia, a mi, a un“bajón”, vaig poder fer la separació del meu vestit professional i la meva vàlua com a persona.  Alhora, em va permetre gestionar la seva pujada d’Ego amb frescura i simpatia Us poso un exemple:

Era dijous, gairebé les 8 del vespre, l’hora de plegar, i va entrar un client d’última hora preguntant per l’especialista perquè li resolgués un dubte. Doncs bé, jo, sense tallar-me un pèl, vaig mirar a la meva Cap i li vaig dir:

– Tot per tu! Ets la persona idònea, ah! per cert! ,  aquest vespre fan un programa de gestió d’emocions titulat: ”No necessito ser el Millor, el que necessito és ser Complert vitalment”.

Em vaig posar la jaqueta i vaig marxar amb un “Bona nit” elegant i tranquil.

El meu plà anava “viento en popa y a toda vela”, quan més “Jo” era,  més feliç em sentia, més segura em tornava i més impregnat quedava el meu segell propi  en cada tasca que realitzava.

Bé, amigues i amics! Aquest capítol l’acabo amb una altre frase del nostre amic Albert Einstein:

“La ment és igual que un paracaigudes, només funciona sí s’obre”

 ISABEL ORRIOLS