TV: Paula y Sofía o el desencuentro permanente

Paula y Sofía, serie "Cites", tv3

La serie “Cites” de Tv3 ha cerrado su segunda temporada.

 

En abril del pasado año, la cadena autonómica TV3 estrenaba Cites (citas), una mezcla de comedia y drama centrado en las experiencias de diversas parejas que se conocen a través de Internet. La serie, cuya segunda temporada acaba de finalizar, nos ha presentado un abanico de personajes involucrados en situaciones emocionalmente complejas: el recién separado con problemas de erección, el político gay con pavor a salir del armario o la chica gordita que no encuentra quien la quiera, por poner algunos ejemplos.

Pero nuestra pareja favorita es, sin duda, la de Paula y Sofía, dos chicas enamoradas que se acostaron una sola vez y que viven inmersas en un desencuentro permanente. Esta semana, hemos conocido el aparente desenlace de esa historia inconclusa, un final agridulce con emoción hasta el último momento. A ello nos vamos a referir en este artículo, pero antes, vamos a hacer un repaso de las vivencias de nuestra extraña pareja: una joven alocada, infantil e inquieta y su amada de ojos azules con aires de misterio.

Paula y Sofía, serie "Cites" de TV3

Paula (Laia Costa)

Primer desencuentro

Todo empezó cuando Paula, interpretada por la electrizante Laia Costa (la del anuncio de la Estrella Damm de este año) se citó por internet con Sofía, encarnada por la interensantísima Naussicaa Bonnin. Quedaron en La Rosa, conectaron y se amaron con pasión esa misma noche. Pero la historia no fue a más porque, para Paula, Sofía era tan solo un experimento. La chica era una “heterocuriosa” con novio que buscaba “probar” con una mujer. Sofía encajó el golpe con elegancia, disimuló como pudo el disgusto e incluso acompañó con su moto a Paula, que tenía que ir a buscar a su novio a la estación.

SOFÍA (al dejar a Paula en la estación): Ve, que te están esperando.

PAULA: Me sabe mal…

Y ahí se acabó la historia.

Paula y Sofía, serie "Cites" de TV3

Paula y Sofía: primera cita en “La Rosa”

Segundo desencuentro

Pese al tropiezo inicial, ese primer contacto entre las dos mujeres no cayó en saco rato; de hecho, fue crucial para la vida de Paula. La chica vio despertar su lesbianismo latente, rompió con el novio y decidió recuperar a toda costa su truncada relación con Sofía. Y se vieron en un bar.

PAULA: Me acuerdo mucho de aquella noche, de tus manos, de tus besos, de tu voz… nadie me había hecho sentir así antes.

SOFÍA: Tengo que irme.

PAULA: ¿Por qué me evitas?, ¿no fue especial para ti?. Solo quiero conocerte, quiero saber los libros que te gustan,  las pelis que te gustan, y saber cómo es tu pijama y lo que haces los domigos por la tarde…  Lo he dejado con  Roger, no sé qué más quieres que haga.

SOFÍA: No te he pedido que dejases nada, de hecho, ni siquiera sabía que tenías pareja. Eres supermaja y divertida, lo que pasó estuvo muy bien, pero ya está.

Detrás de la negativa de Sofía había una razón poderosa: la chica había vuelto con Mireia, su “ex”, y ya no había nada que hacer.

Paula y Sofía, serie "Cites" de TV3

Paula y Sofía, un año más tarde

Tercer desencuentro 

Pero nada es eterno en las lides del amor. Con el tiempo, Sofía rompió definitivamente con su pareja y un año más tarde decidió retomar el contacto con Paula, a la que no había podido olvidar. Se citaron en un bar y volvieron  a saltar las chispas, pero lo que parecía un resurgimiento del amor se vino abajo cuando Paula anunció a Sofía que estaba saliendo con otra chica y que estaban a punto de casarse.

La pareja se besó con pasión durante la sesión de pruebas del vestido nupcial, pero los planes de boda siguieron adelante. Y para acabar de rematar el asunto, Paula invitó a Sofía  al enlace. “No vendré a tu boda porque yo no quiero ser tu amiga“, respondía Sofía.

Paula y Sofía, serie "Cites" de TV3

Paula y Sofía, un beso en secreto antes de la boda

Cuarto desencuentro y ¿último?

Al fin lega el día de la boda entre Paula y su novia Victoria: trajín de invitados, camareros y flores, y ahí tenemos a Paula inmersa en un mar de dudas. Quiere a su prometida, pero no puede sacarse de la cabeza a Sofía, quien en ese momento intentaba combatir la tristeza montando muebles de Ikea en su nuevo apartamento. La indecisión es tan grande que Paula, vestida ya de novia y calzando unas “Convers”, se escapa de la boda para ir a ver a Sofía y aclarar la situación:

PAULA:  Me fui a la otra punta del planeta para olvidarme de ti.

SOFÍA:  No me puedes hacer responsable de eso.

PAULA : Escogiste quedarte con tu novia. Hice 20.000 km. para alejarme solo de ti.

SOFÍA: Fue una noche, Paula, ¡ una noche !.

PAULA: La gente se enamora con una noche, ¡ ostia !.

Paula y Sofía, serie "Cites" de TV3

Paula y Sofía resolviendo dudas

El reloj va corriendo y mientras Sofía y Paula hablan y se consuelan mutuamente, vivimos una de las mejores secuencias de las dos temporadas de Cites: Victoria, que intuye que su boda está a punto de irse al traste, opta sin embargo por dirigirse sola al altar: “Agotaré mis opciones“, afirma. Allí espera estoicamente a su amada con un rictus impagable, en medio de la conmoción de familia e invitados. Y, ¡se obra el milagro¡. Cuando todo parecía perdido, irrumpe Paula a golpe de claxon y se funde en un beso con su angelical prometida. Al final, todo en orden.

Paula y Sofía, serie "Cites" de TV3

Paula y Victoria, la boda

Un producto exquisito

Así pues, parece que, de momento, no veremos el esperado reencuentro entre Sofía y Paula. Pero no hay nada cerrado y, si existe una tercera temporada de Cites, es muy posible que las dos chicas intenten aprobar su asignatura pendiente.

Al margen  de la historia que acabamos de explicaros, la verdad es que la seria Cites está dando mucho de sí y es absolutamente recomendable (se nota que soy súperfan). La producción, rodada en Barcelona, tiene una puesta en escena impecable, una banda sonora deliciosa y muestra unos maravillosos “pisos-plató” que son la envidia de medio mundo. Mi pareja y yo, que andamos buscando casa, estamos enamoradas de esos fantásticos espacios, desde pisos de l’Eixample con aires bohemios, hasta áticos espectaculares con vistas a la city. Lo dicho, una delicia.

MD Esenciales. Fotos: tv3