ENTREVISTA A MARIAJE, CON MASTECTOMIA RADICAL : “Desde que tuve cáncer de mama, sonrío más”

mariaje-cancer-pecho-lesbiana

A éste metro y medio de mujer no es fácil dejarla atrás. Ni siquiera el cáncer ha podido con ella.  Se llama María Jesús, pero le gusta que le llamen Mariaje. Nació en Astúrias hace 57 años, es la tercera de 10 hermanos y vive en Santander,  muy cerca de la bahía. En 2012 le extirparon  un cáncer de mama  y dos años después  se sometió a una doble mastectomía preventiva. Le extirparon los dos pechos. El proceso ha sido un calvario, pero sigue ahí, al pie de cañón, dando la cara cada día en la oficina de atención al público del Ayuntamiento de Santander. El apoyo de la familia  y el amor por la vida son sus principales motores. Estuvimos con ella en Barcelona y la acompañamos en su viaje de regreso a Cantabria.

 ¿Cuándo supiste que tenías cáncer?

Mariaje:  Fue hace tres años, durante una visita  rutinaria al ginecólogo. Me hicieron una mamografía y me detectaron un tumor de 1.5 cm en el pecho derecho.  No había notado nada y en mi familia no había antecedentes de cáncer, pero la  biopsia dio positivo. El día que recibí el resultado de las pruebas no quise mentiras, le dije al doctor: “Dígame la verdad, usted y yo no nos vamos a estar engañando, cuénteme la verdad que quiero saberla”. Y el doctor me lo confirmó.

Cáncer de mama, mastectomía, lesbiana

Potes, Cantabria © Acróbata Photo

Cuando salí de allí, lo que más me preocupaba era cómo  decírselo a mi madre.  Primero hablé con mis hermanos y me aconsejaron que no le dijese nada para no preocuparla, pero no estuve de acuerdo. Esa misma tarde fui a su casa y le  dije: “Tengo que explicarte una cosa, pero no te asustes porque se ha cogido a tiempo.  Me han encontrado un cáncer de pecho. Quiero que estés tranquila, porque si estás tranquila yo también lo estaré”.  Y así fue. Tras el impacto del primer momento, me mostró todo su apoyo y su cariño. Su entereza ha sido fundamental, ver su sonrisa cada día me ha dado mucha fuerza.

¿Cómo viviste el proceso de la enfermedad?

Al principio lo pasé muy mal, pero no tardé en reaccionar. Fue un día en  mi casa. Recuerdo que estaba sentada en el wáter con la frente  apoyada el lavabo y  me pregunté: “¿por qué a mí?”.  En ese momento me dije: “Se acabó, tú no eres diferente al resto de los mortales”. Y empecé a luchar. Tras la extirpación del tumor me sometí a quimio y radioterapia. Se me cayó el pelo pero no me quedé en casa ni un solo día. Aunque la químio me producía un cansancio tremendo salía, caminaba y cuando no podía más me sentaba en un banco. Luego seguía  hasta el próximo banco y  si no había donde sentarme me apoyaba contra la pared. Era una manera de decir, yo no me quedo aquí, yo tengo que salir a vivir.

La verdad es que admiro mi propia fortaleza. Cuando iba en autobús con el pañuelo en la cabeza mucha gente se me quedaba mirando. En otra época hubiese reaccionado con un: “¿Tú qué miras?”. Pero  en lugar de eso sonreía  como diciendo  sí, lo que estás pensando es verdad, tengo cáncer.

Creo que es muy importante hablar con normalidad del cáncer. Si hacemos de ello un tabú no avanzaremos nada. Yo desde el primer minuto he querido vivirlo con naturalidad, hasta el punto de que muchas veces ni me acuerdo.

Afortunadamente el cáncer no era agresivo y se abordó  a tiempo, pero aún así decidiste someterte a una doble mastectomía. ¿Cómo tomaste la determinación de extirparte los dos pechos?

Mis pechos eran de una estructura fibrosa y cabía la posibilidad de que apareciese un nuevo tumor difícil de detectar. Hablé con mi oncólogo y le planteé mis inquietudes y entre los dos decidimos que la mejor solución era una mastectomía radical. No me costó tomar la decisión, porque por encima de todo lo que más valoro es la vida.

Cáncer de pecho, mastectomía, lesbiana

Mariaje antes de sufrir el cáncer de pecho ©Acróbata Photo

Salí de quirófano con los pechos reconstruidos con silicona  pero ha habido complicaciones. Mi cuerpo  rechazó la prótesis derecha  y he tenido que volver al hospital varias veces. En la última intervención me retiraron el implante  y ahora sólo tengo una mama.  Tal vez intente una nueva reconstrucción, pero la verdad es que estoy muy  cansada de operaciones.

¿Qué sensaciones tuviste al ver tus nuevos pechos?

Yo no soy de ir enseñando escote, pero sí marcando un poquito. Tenía unos pechos preciosos,  una talla 110 de sujetador  y me encantaba enseñar canalillo. No tenía ni una estría, me quitaba el sujetador y no se movían. Tenía un par de tetas que no tiraban como diez carretas, sino como veinte. Las nuevas no tienen nada que ver. Mi sobrino de once años, que se fija mucho en esas cosas, me dijo que vaya mierda de tetas me habían dejado. Pero no me importa demasiado, valoro más otras cosas.

En estos momentos no tienes pareja. ¿Te preocupa el momento de iniciar una relación con una mujer ?

Cuando pasas una situación como la mía, te das cuenta de que lo que más importa en esta vida eres tú. Ni me planteo cómo será cuando vuelva a tener pareja. Si  aparece,   bienvenida,  y si no,  voy a seguir viviendo tan feliz. Lo que tengo claro  es que por encima de todo está mi felicidad. Además, estoy tomando  tamoxifeno, que es una medicación para el cáncer que hace desaparecer la libido, así que no echo de menos el contacto sexual. Cuando deje la medicación tendré 60 años y ya veremos. Si no estoy sin pareja y me apetece sexo, me masturbaré y punto, no me preocupa.

Cuando me operaron de cáncer agradecí  estar sola. He  conocido a muchas  mujeres con cáncer de mama que han sido abandonadas por sus parejas. Parece mentira, pero es así.Cáncer de pecho, mastectomía radical, lesbiana

¿En qué ha cambiado tu vida desde el cáncer?

He aprendido a valorar mucho más las pequeñas cosas de la vida. Lo que hago cada mañana  cuando veo la luz es dar las gracias.  Ahora sonrío muchísimo más, he desarrollado mi sentido del humor.

Por lo demás, sigo haciendo lo mismo que antes.   Yo siempre  he sido muy tranquila y no he cambiado. Me encanta ver la tele, ir al monte y  pescar con caña en la bahía de Santander. Otra afición es la radio.   Desde hace unos años colaboro  en  una emisora   online poniendo música. Con la enfermedad he dejado un poco aparcado el deporte. Yo he sido muy deportista, he  practicado atletismo,  jugué diez años a balonmano, hice kárate y mucho footing. Últimamente jugaba en un club de petanca y quizá vuelva  a hacerlo cuando me encuentre del todo recuperada.

 ¿A qué le tienes miedo?

Al dolor. Para unas cosas soy muy valiente, pero el dolor me da mucho miedo. En la muerte no pienso,  porque mi principal objetivo es vivir.  Yo a  esa  “señora” la dejo donde tiene que estar, no es invitada en mi vida. No  sé si va a venir hoy, mañana o dentro de diez años.  Eso sí,  cuando la muerte  tenga que venir, que me avise y que vaya todo rápido, no querría  un proceso largo.

¿Cómo ves el futuro?

Cáncer de mama, mastectomía, lesbiana

Bahía de Santander ©Acróbata Photo

Muy bien. Todo parece controlado y me estoy planteando la reconstrucción del pecho derecho, el que sufrió el rechazo del implante de silicona. Después , seguiré con mi vida  y con mi trabajo, que me encanta. También me gustaría viajar más. Me encantaría conocer  Petra, en Jordania, El Cairo y volver a París, donde viví dos años. Adoro esa ciudad,  hasta la mujer más maravillosa del mundo  la cambiaría por París.

¿Qué consejo darías a las mujeres que se encuentran  en una situación parecida a la tuya?

Que cojan el toro por los cuernos y tiren para adelante con una sonrisa.  Y que valoren las cosas que  tienen en la vida, sobre todo la familia.

Una actitud positiva frente al cáncer es fundamental de cara a la recuperación

Isabel Orriols, técnica ortopeda:

“Cada vía voy al Hospital Parc Taulí, de Sabadell y trato con mujeres con cáncer de pecho. Las visito cuando acaban de ser intervenidas de una mastectomía. Después de ver muchos estados emocionales he llegado a la conclusión de que si estas mujeres se posicionan frente a la enfermedad con una actitud positiva y de coraje, la evolución  no es igual que si muestran una actitud negativa y de derrota.

Hay casos de mujeres que,  a pesar de padecer un cáncer  muy agresivo, han conseguido disminuir el tumor y han podido hacer una vida totalmente normalizada. Es más, han sido más felices, se han sentido más vivas que nunca.

Debo decir que cada mujer que visito es una mujer que me entrega vitalidad, que me entrega una energía muy especial. Como diría el guionista Albert Espinosa en la serie televisiva Pulseras rojas,   me entrega parte de su vida y consiguientemente a mí me hace más fuerte, me muestra una perspectiva de la existencia que yo desconocía.

Una de las mujeres que  traté me abrió una puerta de mi vida  que yo no hubiera sido capaz de abrir sola. Desde aquí le doy las gracias. Gracias Mariana por tu sabiduría, humanidad y humildad.

Por lo tanto, por mi propia experiencia puedo asegurar que nuestra actitud ante todas las enfermedades es esencial. Cuando conseguimos integrarlas como fuente positiva de conocimiento, nos hacemos mejores como seres humanos.”

Texto: Montse Domínguez / Fotos: Acróbata Photos

5 Comentarios

  1. Cristina del Mar Toledo

    Hola buenos días, acabo de leer la entrevista y quiero felicitar en primer lugar a mariaje por ese gran valor que ha demostrado en su proceso de cáncer, que yo en parte desde la distancia he podido seguir, y desde luego …. mariaje es una luchadora nata al 200%…. nunca ha perdido su esencia ( como es el nombre de esta pagina )… y que a mi también me esta ayudando mucho por un caso de cáncer que tengo muy cercano ( aunque de otra índole… ) y también quiero felicitar a las mujeres que han hecho posible este espacio ya que lo veo muy bien… Muchas felicidades a todas.

    1. admin

      Muchísimas gracias por tu comentario, Cristina. Efectivamente, Mariaje es un ejemplo de coraje y de amor por la vida.

  2. Johnk887

    A big thank you for your article.Thanks Again. Great

  3. Mariaje

    Mi agradecimiento a Montse y a Acróbata. Felicidades por tan maravilloso reportaje, decir que he quedado muy contenta del articulo tan bien llevado de la mano de Montse y de las fotos tan bien tratadas por Acróbata. Espero y deseo que este articulo, ayude a muchas mujeres en el proceso de cáncer de Mama. quedo a vuestra disposición para todo lo que necesitéis. y por ultimo, desearos que tengáis muchos exitos, os lo merecéis.

    1. Alessandra Brambilla

      Muchas gracias Mariaje, un placer “trabajar” contigo. Y gracias por la sinceridad y la honestidad en hablar de tu proceso, personal y medico, antes y durante la enfermedad. Eres una amiga maravillosa y mejor persona.
      Un beso

Comentarios cerrados