Projecte Dona: “Las prostitutas nos dan una lección cada día”

Foto: © Acrobata Photo

Las prostitutas no tienen nada que ver con la imagen que nos ofrecen los medios de comunicación. Son personas normales, que merecen el mismo trato y respeto que el resto de personas. A esta conclusión han llegado Isabel y Daniela, miembros de una ONG catalana que presta asistencia a trabajadoras del sexo.

 

Isabel y Daniela forman parte del equipo de Projecte Dona (Proyecto Mujer), puesto en marcha en el año 1998 en la ciudad de Sabadell. El proyecto, integrado dentro de la organización Actúa Vallés,  atiende  a las prostitutas desde dos vertientes: educación para la salud y apoyo en el ámbito legal, principalmente en lo referente a la obtención de papeles y tarjeta sanitaria.

Foto: © Acrobata Photo

Foto: © Acrobata Photo

Una vez al mes, el equipo de Projecte Dona se desplaza a pisos y los locales de alterne de la zona para hacer lo que denominan “una intervención directa”. También visitan puntos de carretera donde se ejerce la prostitución. Allí reparten preservativos, lubricantes y trípticos con información de salud. “Esta es nuestra manera principal de establecer contacto con las chicas . Al principio era muy difícil,  en uno de los primeros locales que fuimos hubo una confusión y nos echaron, creían que éramos agentes de la Generalitat.  Luego llega en boca-boca, que es muy importante. Todas las chicas se conocen y comentan entre ellas que han venido a nuestro centro, que les hacemos analíticas, etc. De ésta manera se convierten en usuarias del centro”  nos comenta Isabel.

Nuestra reportera con Isabel, "Projecte Dona". Foto: © Acrobata Photo

Nuestra reportera con Isabel, “Projecte Dona”. Foto: © Acrobata Photo

Isabel Tallante es enfermera, trabaja en el Hospital de Terrassa y desde hace 10 años colabora como voluntaria en el Projecte Dona. Cada semana presta asistencia a un grupo de prostitutas. Va vestida de calle, y no es casualidad, forma parte del juego. “Intentamos ofrecer un trato cercano y amable.  Yo, por ejemplo, no voy vestida de enfermera y la sala donde las recibo no es como un hospital (…)  Lo primero es saber cómo se encuentran desde el punto de vista emocional.  Muchas veces lo que necesitan estas chicas es hablar, porque no tienen a nadie a quien explicarles según qué cosas. Ellas saben que lo que me digan no va a salir de aquí”, explica.

Foto: © Acrobata Photo

Foto: © Acrobata Photo

Después de esta charla inicial, llega la parte del control. de salud. Se les realiza una analítica completa para vigilar el colesterol,  azúcar, hierro, etc.,  y  una serología para ver el  VIH, las hepatitis A, B y C y la sífilis. Posteriormente se  las deriva a la ginecóloga, quien les hará una revisión normal:  exploración, citología, mamas y cultivos de boca y  de ano, en caso de que hagan sexo anal. También pueden recibir tratamiento psicológico si fuese necesario. El control se repetirá al cabo de 6 meses. La atención es gratuita, las prostitutas sólo hacen una aportación simbólica de 20 € en el momento de hacerse  socias.

PERFIL DE LAS TRABAJADORAS SEXUALES

El Projecte Dona se centra  en la comarca del Vallés, concretamente en los municipios de Sadabell, Terrassa, Mollet, Granollers y Montcada. Las prostitutas que ejercen es esta zona provienen mayoritariamente de la República Dominicana y de Rumanía y a menudo están en situación irregular. También hay españolas y de otras nacionalidades, pero son minoría. Las chicas dominicanas suelen trabajar en locales o pisos mientras que las rumanas monopolizan el negocio en las carreteras.: “Los sitios en las carreteras están cogidos. No sabemos si hay una mafia detrás… Podemos intuir cómo funciona, podemos asesorarlas, informarles sobre los pros y contras de denunciar a los proxenetas,  pero es un tema complejo y hay que actuar con mucha precaución, explica Daniela Narváez, coordinadora de Projecte Dona.

En la mayoría de casos, las trabajadoras del sexo tienen pareja e hijos y han llegado a la prostitución por necesidades económicas. Con frecuencia, han contraído deudas en sus países de origen  para poder venir a España. También hay un grupo reducido que ejerce la prostitución por considerar que es una manera cómoda y rápida de conseguir dinero. Muchas veces, la familia ni siquiera sabe que “hacen la calle”.

EL PRINCIPAL RETO EN PREVENCIÓN ES EXTENDER EL USO DEL CONDÓN  EN EL SEXO ORAL

Foto: © Acrobata Photo

Foto: © Acrobata Photo

“La verdad es que las chicas que vienen aquí se cuidan mucho, muchísimo”, afirma Isabel Tallante. Se pueden dar casos de papiloma, algún positivo en sífilis, alguna hepatitits,  pero en niveles muy parecidos a la población general. En todo el tiempo que llevamos trabajando sólo se ha dado un positivo en VIH, y es un tansexual con prácticas de riesgo. Lo que sí se observan con frecuencia  son infecciones urinarias y tiene mucho que ver la influencia cultural: “Las chicas sudamericanas, por ejemplo, tienen la costumbre de lavarse muchísimo los genitales, sean trabajadoras sexuales o no. Igual se lavan 6 veces al día, eso provoca la destrucción de la flora vaginal y favorece las infecciones”, nos explica la enfermera.

En el terreno de la prevención, el principal escollo  es el uso del preservativo. “Hago mucha incidencia en esto, en que lo usen no sólo en las relaciones con penetración, cosa que ya hacen la mayoría, sino también en el sexo oral. Les tienes que explicar que corren un riesgo y cómo hacerlo para minimizarlo. Hay muchas chicas que  se lo ponen bajo la lengua o al lado y hacen la felación sin el que el cliente se de cuenta de que le han puesto un condón”, afirma Isabel.

Pero no es que las chicas no quieran protegerse, el gran inconveniente es el propio cliente, que a menudo se niega a ulitilzar el condón: “Alucinaríais con la cantidad de hombres que no quieren usarlo, y eso que la mayoría están casados o tienen pareja estable. Muchos aprovechan la necesidad económica de las chicas para presionarles y decirles que si no lo hacen sin preservativo se van a la competencia”.

El riesgo de contraer enfermedades no sólo se da en relaciones de hombre-mujer o hombre-hombre, también puede darse entre mujeres y hay que tenerlo en cuenta. Nos lo explica Daniela: “ Hablamos poco de las relaciones entre mujeres. A nivel social y sanitario no se trata demasiado y sería importante. Muchas chicas hacen tríos o lésbicos. No piensan que otra mujer les pueda transmitir nada, pero hay riesgo también. Se pueden dar hongos, papiloma.. Como prevención, hay una banda de látex que se compra en las sexy shop.  Algunas chicas usan  el film transparente: “.

Foto: © Acrobata Photo

Foto: © Acrobata Photo

En cualquier caso, “No las juzgamos si hacen el francés sin condón – explica Isabel Tallante-  les decimos que no lo hagan si tienen heridas en la boca, que si lo hacen no se laven los dientes con un cepillo después, porque hace microablaciones, sino que  usen mejor un producto de enjuague (colotorio). Lo que hacemos es intentar ayudarlas.”

“LAS PROSTITUTAS NOS ENSEÑAS MUCHAS COSAS  CADA DÍA”

Isabel y Daniela adoran su trabajo en la ONG. El trato directo  con las prostitutas les ha enseñado a conocer una realidad que a menudo se ofrece sesgada o cargada de morbo y sensacionalismo. Porque las prostitutas son personas normales, mujeres que levantan cada día con el único propósito de ganarse la vida y tirar para  adelante: “Lo que más me gusta es el contacto directo con personas que me enseñan mucho y que están olvidadas -nos comenta Isabel- Nadie se preocupa por las trabajadoras sexuales, o las inculpan o las tratan con un paternalismo que tampoco necesitan. Es todo más sencillo, es tratarlas como se merecen… como tú, como yo.. como cualquiera.

La prostitución no tiene nada que ver con lo que nos enseñan en los medios de comunicación. Ahora hay mucha controversia sobre si se ha de legalizar o no… todo está muy bien  pero muchas veces me gustaría que las personas se sentasen en esta silla y viesen que lo más importante es que se les dé un trato igualitario. Como mínimo que tengan medios para acceder a la salud, un servicio de psicólogos, asesoramiento en la inserción “.

Daniela, coordinadora del Projecte Dona.Foto: © Acrobata Photo

Daniela, coordinadora del Projecte Dona.Foto: © Acrobata Photo

También Daniela nos da una visión parecida de su experiencia con las prostitutas.“Hay mujeres que son superluchadoras, para quitarse el sombrero, que tiran para adelante como haga falta. Cada día te dan una lección, cada día aprendes algo de ellas. Lo que queremos es que tengan como mínimo un sitio donde no se las juzgue por ser trabajadoras sexuales, por lo que hacen y como lo hacen”.

RECUERDOS ESPECIALES

Les pedimos que nos expliquen algún caso que recuerden  de forma especial. Isabel: ” Al principio, me impactó mucho la situación de una señora de la Repúbluca Dominicana, de unos  40 años. Era pedagoga y tuvo que venir a España porque habían encarcelado a su hijo. Quería  buscar trabajo para pagarle el abogado  y acabó en un local prostituyéndose. Cada vez que la veía acababa llorando. No tenía ánimos  para hacer de trabajadora sexual y por eso los clientes preferían a otras. Estaba atrapada, no podía ayudar a su hijo, no podía volver a su país y tenía un préstamo que pagar… horrible. Le perdimos la pista y no supimos más de ella, pero todavía me acuerdo. 

También me impactan muchísimo los caso de chicas españolas muy jóvenes, de 18 o 19 años, de esta misma ciudad, que se prostituyen. Me he encontrado con una chica que había ido a la misma escuela que mi sobrina. No era una familia desestructurada, era una familia bien normal y en un momento dado se fue de casa y optó junto con su novio por la prostitución. Decidieron vivir de su trabajo sexual”. 

Para Daniela, lo más sobrecogedor es atender a chicas que empiezan  a trabajar en la prostitución y no quieren:  “Me consuela saber que hay alguien que las escucha, que las consuela y las abraza, que les dice que no son la únicas en esa situación. Les damos al menos un aliento. Intentamos darle la vuelta al argumento y decirles  que éste trabajo les dará pie a poder hacer otras cosas en el futuro”.

En el año 2015,  Projecte Dona efectuó 851 intervenciones asistenciales en el ámbito de la prostitución. (825 mujeres, 23 transexuales y 3 hombres). Desde que se puso en marcha el servicio hace 18 años, han atendido  5.215 casos.

Muchas gracias a Isabel Tallante, Daniela Narváez, a Projecte Dona y Actúa Vallés por realizar la función que ejercen y por acercarnos a una realidad desconocida que nos merece el mayor de los respetos

MDL / Acróbata Fotos